19 de mayo de 2016

Sobre la belleza, la incertidumbre y la mediocridad del fútbol.

Posted By: Marisa Belèn Repetto - mayo 19, 2016

"Mucha gente necesita que el fútbol se acerque a la mediocridad porque ahí se siente cómoda". La frase no es mía. Me la dijo un amigo hace apenas unos días, durante una charla a la distancia, y mientras me quedaba rebotando en la cabeza, el fútbol internacional de la última semana me iba brindando argumentos para constatar su validez.

Por un lado, el título logrado por Paris Saint-Germain en Francia, nada menos que ocho fechas antes de terminar el torneo, que reavivó entre nosotros el debate acerca de la verdadera dimensión de algunas ligas europeas y su comparación con el mayor equilibrio existente en el fútbol de entrecasa. Por el otro, los vaivenes de la eliminatoria entre Bayern Munich y Juventus, que sacaron a la luz el nivel de desprecio que genera Josep Guardiola, o en realidad sus éxitos, en determinados ámbitos.

futbol
"Son gente que odia la armonía y la belleza", decía mi amigo para redondear su idea. Y solo por ese costado, o quizás por pura envidia, se puede explicar que tantos celebraran por anticipado durante muchos minutos el triunfo de una propuesta exactamente contraria a esos valores para decepcionarse con la clasificación final de los alemanes. Cuando un entrenador o un equipo se escapan de los estándares surge un nutrido grupo de aficionados y periodistas que esperan y se regocijan con su derrota. Parece inevitable, y seguramente volveremos a verlo en la próxima etapa de la Liga de Campeones.

El tema de la competitividad en algunos torneos europeos merece, en cambio, un análisis más amplio. La percepción de que los campeonatos dominados de manera autoritaria por uno o dos equipos son aburridos lleva ya un tiempo instalada entre nosotros. Y desde ya hay que decir que se trata de una idea simplista, que implica no apreciar el juego.

Es cierto que la incertidumbre es uno de los pilares en los que se apoya el atractivo del fútbol. El hincha acude a la cancha motivado por el deseo de ganar, y no resulta nada simpático que un torneo se convierta en previsible. Que el PSG obtenga la liga por más de 20 puntos de diferencia no es positivo ni siquiera para el propio PSG, porque desmerece su conquista. Incluso obliga al club a descartar a jugadores de su plantel tan válidos como el Pocho Lavezzi, impulsándolos a aceptar ofertas de mercados exóticos como China, donde se puede cobrar sustanciosas sumas de dinero al precio de "desaparecer" del escaparate del fútbol grande.

Pero el caso del campeón francés, sustentado en un nivel de inversión económica muy dispar respecto al resto de equipos, no es equiparable a lo que sucede en Alemania y España, tal vez los países donde estén más cerca de encontrar "el producto perfecto". Porque más allá del dominio que ejerzan, el Barcelona -una excepción en la Historia del fútbol por continuidad y vigencia que debe ser tratada como tal- y el Bayern Munich han logrado, por sobre todas las cosas, potenciar el desarrollo del juego en sus respectivas ligas.

Antes que nada, esta clase de equipos provocan curiosidad, ganas de preguntarse cómo hacen lo que hacen, motivación para estudiarlos, contrarrestarlos (si uno es entrenador rival) y finalmente copiarlos en la medida de lo posible. Por eso, no es casual que el Sevilla, el Atlético de Madrid, el Villarreal o el Athletic de Bilbao de un lado; y el Borussia Dortmund, el Bayer Leverkusen o el Borussia Mönchengladbach del otro, hayan mejorado su nivel y cuenten con jugadores que manejan tantos conceptos futbolísticos como los conjuntos que gobiernan sus torneos, aunque queden eclipsados por la mayor riqueza individual del Barça y el Bayern.

Hablar de nivel de juego implica sumar factores como el dominio de los conceptos defensivos y ofensivos, el conocimiento táctico suficiente para adecuarse a las circunstancias que puede ofrecer un partido, y por supuesto, la destreza con la pelota, tanto individual como colectiva. Hoy, cualquier equipo alemán reduce espacios y achica hacia adelante, porque sus futbolistas han evolucionado desde aquel estilo rudo y físico que caracterizó históricamente al país: en la actualidad todos entienden el juego, y por eso no sorprende que hablemos del fútbol campeón del mundo.

En términos abstractos, la calidad general debería mejorar cuanto mayor sea el equilibrio y la competitividad. Pero la paridad no es "la madre de todas las virtudes", sino un valor agregado al contenido. Si lo que vemos en un torneo son futbolistas que corren, chocan y se lesionan mientras la pelota va por el aire; es decir, si se juega mal, el tedio termina ganándole a la incertidumbre de que alguna jugada aislada acabe en gol.

Mirado desde esa perspectiva es que el fútbol argentino deja de ser ese producto tan atractivo como puede parecer a primera vista. Por supuesto existen atenuantes para explicar la realidad. No se puede esperar un gran desarrollo del juego si los equipos se desarman cada seis meses, acuciados por su necesidad exportadora y tentados por el potencial económico de otros mercados. Incluso a pesar de que ahora haya una saludable corriente de técnicos que buscan la eficacia -es decir, ganar- con modelos que permiten disfrutar de un juego más armónico, en el que se ataca y se defiende pensando en conjunto.

Más aún, el sistema en su totalidad no arropa el trabajo de los entrenadores. Debemos mirar nuestro campeonato dentro de nuestra complejidad. El futbolista argentino surge de un contexto donde la organización es deficiente, los dirigentes son hinchas, en cada rincón manda la histeria y existe un tipo de periodismo vanidoso que parece estar a la espera de que alguien se equivoque en salir jugando para dejarlo mal parado durante toda la semana.

Entonces, nos quedamos en un "quiero y no puedo", encallados en una realidad que simplemente no admite comparación con la que se vive en las grandes plazas europeas porque son coyunturas diferentes, dos tipos de fútbol distintos. Ellos se llevan y promueven la excelencia; a nosotros nos queda la paridad competitiva.

Si te ha gustado el artículo inscribete al feed clicando en la imagen más abajo para tenerte siempre actualizado sobre los nuevos contenidos del blog:
http://deporshow.blogspot.com/feeds/posts/default

A proposito de Marisa Belèn Repetto

DeporShow es un espacio destinado al estudio del uso del lenguaje y de aspectos narrativos y éticos del periodismo en general, y del periodismo deportivo en particular. Es un blog dedicado a todos los deportes, fundamentos técnicos y táctica. Biografías e Historias de Vida. Ilustrado con fotos y vídeos.

Espero que esta publicación te haya gustado. Si tienes alguna duda, consulta o quieras complementar este post, no dudes en escribir en la zona de comentarios. También puedes visitar Facebook, Twitter, Google +, Linkedin, Instagram, Pinterest e Feedly donde encontrarás información complementaria a este blog. COMPARTILA EN!

2 commentarios:

  1. El Leicester gana en la liga del dinero y es aplaudido por aficionados y periodistas ingleses. Aquí se diría que no juega a nada y gana 1-0.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es el clàsico ejemplo de como se quiere ver el vaso: si medio lleno o medio vacío. El fútbol inglès es pràctico, pragmático y con muy poca fantasìa. Ranieri ha encajado perfectamente en un esquema donde no hay estrellas y todos luchan por un objetivo. Me hace acordar al Ferro de Carlos Timoteo Griguol. El campeonato del Leicester además ha coincido con una profunda debacle de los grandes del fútbol inglès: Manchester United, Liverpool, Chelsea, Arsenal.

      Eliminar

Copyright © 2015 DeporShow

Designed by Templatezy